31 diciembre 2010

Nuégados y... ¡Felices Fiestas!


Por Navidad son típicos en mi pueblo los nuégados: un delicioso dulce a base de nuez, miel y azúcar que se sirve entre obleas. Mi tía Angelita siempre hace nuégados y este año nos ha preparado una cajita con estas delicias navideñas. Y es curioso como algo tan sencillo puede traer de golpe tantos recuerdos de la infancia, de cuando nos juntábamos todos a comer en casa de mis abuelos, de aquella casa con cocina de hierro que caldeaba el comedor de una manera que acabábamos todos en manga corta, de mi abuelo partiendo el turrón con su navajilla...

Para seguir la receta más tradicional de los nuégados, lo primero es machar las nueces (previamente peladas) en un almirez y hacer un almíbar con azúcar, miel, agua y canela en rama. A este almíbar se añaden las nueces, y sin parar de remover, se deja a fuego lento hasta que se va formando una masa homogénea. Antes de que la masa se enfríe se pone un poquito en cada oblea. Si nos ponemos puristas lo suyo es hacer también las obleas, pero lo más fácil es comprarlas.
Estos nuégados nada tienen que ver con los que se referencian en el diccionario, ya que nos encontramos ante un dulce típico de Castilla que se prepara en diferentes zonas, con pequeñas variaciones en su elaboración y denominaciones diversas. quizás el ejemplo más conocido y similar sea el Alajú de Cuenca (receta aquí). De lo que no cabe duda es de su origen árabe.
Con el saborcillo de la Navidad y el año nuevo a las puertas, sólo me queda desear un feliz y próspero 2011.

3 comentarios:

  1. Me encantaron los nuégados y originales entre obleas,me quedo en tu blog para conocer más comidas de tu pueblo,cariños y que tengas un año lleno de bendiciones del 2011,besos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Rosita, igualemtne te deseo que pases un feliz año :-)

    ResponderEliminar
  3. Yo los hago sin la miel, para que no sean tan empalagosos. Efectivamente, lo que dice en DRAE de los nuégados no tiene nada que ver con lo que son.

    ResponderEliminar