21 marzo 2010

Blog Experience 2010

El pasado martes tuve la suerte de ser convocada a la tercera edición de Blog Experience, organizado por Addoor para blogs gastronómicos. El evento tuvo lugar en la Accademia del Gusto gracias al patrocinio de Knorr y Rana, e inicialemtne se planteó como una reunión temática para blogueros. Creo que el resultado final superó las expectativas de todos los asistentes, ya que la reunión acabó como una fiesta, gracias a un generoso catering de aperitivos y vinos italianos y el entusiasmo de todos los presentes. La invitación me hizo mucha ilusión y la verdad es que la experiencia fue muy positiva.
Luciano Fasciolo

Aparte de poner caras a las cabezas pensantes de otros blogs que tantas veces hemos consultado, fue la primera vez que asistí a una clase magistral de cocina. Luciano Fasciolo, actual asesor gastronómico del restaurante italiano Marco & Diluca y New York Steak House ambos en el madrileño centro comercial La Gavia, compartió con nosotros tres recetas. Huyendo de tecnicismos, pero explicando con detalle términos culinarios utilizados en los entornos profesionales, Luciano nos ilustró con diversas técnicas y curiosidades que ha ido aprendiendo a lo largo de su carrera profesional, que le ha llevado por ejemplo a adentrarse en la cocina de Alberto Chicote en el restaurante madrileño NODO.

La clase magistral fue todo un guiño a la fusión en la cocina, combinando técnicas italianas y argentinas con ingredientes asiáticos y españoles. Como entrante involtini de pimientos rojos asados acompañados de ensalada de rúcula, pera y aceites aromáticos; como primer plato risotto de setas y trufa con cecina servido con crostini de focaccia y grana padano; y de segundo plato spezzatino de ternera sobre polenta a la plancha y croquantier de zanahoria.
Involtini y ensalada en primer plano, risotto a la izquierda.
Derecha y fondo, dos maneras de presentar el spezzatino.
Involtini de pimientos rojos asados con queso fontina y anchoas.
Espectacular el sabor de los "paquetitos" de pimiento asado, y sorprendente la textura de la lonchita fina de cecina de León en el risotto. Esa textura fue la culpable de que no estuviera muy atenta a la explicación de la receta de estofado (spezzatino), que también estaba delicioso.

La clase estuvo genial, y el poder degustar los platos también, pero lo mejor de todo fue el poder charlar con otras personas que comparten tu afición y que también escriben sobre ello.  Velocidad Cuchara, Cocina con Encanto, Celina Catering, Recetas de Rechupete, Estoy hecho un cocinillas o Locos por la cocina fueron algunos de los blogs invitados. Lo más oído durante el aperitivo fue la pregunta ¿cuál es tu blog?.

15 marzo 2010

Entre tapa y tapa (Vol.7)...Dando gusto al paladar

El otro día estando con unos amigos surgió una conversación de lo más interesante acerca de lo que disfrutamos los españoles en los bares, y la cantidad de gente que sigue quedando de cañas y cenando fuera a pesar de la crisis. La verdad es que es algo tan arraigado en nuestra sociedad que casi no concebimos nuestro ocio sin tapeo o cena fuera. Reconozco que mi forma de ver el asunto en un tanto particular. Los más cercanos siempre dicen que no tengo remedio, que “no puedo dejar de ser empollona ni en los bares” y que estoy buscando siempre razonamientos imposibles a las cosas. No sé que consecuencias podría haber tenido la siguiente reflexión entonces, pero bueno, es lo que pienso.
Cuando doy gusto al paladar se pone en marcha un mecanismo en mi cabeza que me permite enlazar cualquier detalle con ideas culturares y sociales. Puede sonar raro pero no puedo evitarlo. Es como si aflorase otra perspectiva para disfrutar de lo gastronómico, que dota del mismo atractivo al chato de tinto del bar más kitsch del barrio (esos donde no cesa nunca el soniquete de las tragaperras y hay cabezas de gambas en el suelo), o a la más innovadora de las tapas del lounge-bar que han abierto en la esquina. La cocina es reflejo de unos “modos” asentados en lo cotidiano, entendiendo “modos” en sentido amplio como un conjunto de factores condicionales y externos que son reflejo de la evolución de la misma necesidad física de alimentarnos (reponer energía), que pasa por la obligatoria adaptación del hombre al medio (comer lo que la naturaleza me da en este sitio concreto y que me permite vivir en donde vivo), al Arte de disfrutar con los cinco sentidos (que necesariamente se nutre de factores sociales y culturales).
Disfrutar comiendo yo creo que siempre se disfruta, aunque sólo sea por el placer de saciar el apetito y calmar esa necesidad física, pero ¿no es algo incongruente pensar en ARTE cuando hay personas que no cubren esas necesidades nutricionales básicas? Sin lugar a dudas la profesionalización de la cocina, las nuevas técnicas, la vanguardia en la elaboración y presentación de los alimentos es un lujo de los países ricos, y muy pocas veces somos conscientes de ello.
Si la cocina es una buena vía para conocer a un pueblo, su entorno, costumbres y trayectoria histórica, debemos sentirnos muy afortunados de lo que nuestra cultura culinaria significa.

Foto de ayudarycuidar.com