17 febrero 2013

Cocinando arepas venezolanas

Aprender recetas de los amigos es de las cosas más gratificantes que le puede suceder a un fanático de la cocina. Pero organizar una quedada a propósito y que ésta se torne en festín, hace que la experiencia sea inolvidable. Así fue como se planeamos la arepada, y nos a citamos con Hari para que nos enseñara a hacer arepas venezolanas
Las arepas son tortitas de maíz cuyo ancestral origen se remonta a los pueblos aborígenes que poblaron Venezuela, Colombia y Panamá. Se elaboran con harina de maíz (actualmente precocida) y agua tibia, y tradicionalmente se cocinan a la plancha aunque también se pueden hornear o freir.  En Venezuela se abren y se rellenan a gusto del comensal, aunque hay combinaciones de rellenos tradicionales. El contraste de la crujiente capa exterior y el abultado relleno es adictivo.
La mezcla de harina, agua salada y mantequilla tiene que reposar unos minutos para que se refresque y termine de absorber todo el líquido.
Cada bolita de masa ha de ser amasada con cariño.
El paso de bolita a torta requiere práctica. Se cocinan a fuego medio. 
Las arepas admiten todo tipo de rellenos. Un clásico es la "reina pepiada": pollo cocido y desmenuzado, aguacate y mahonesa.   
Las arepas guardan muchísimo el calor, hay que tomar precauciones para no quemarnos a la hora de rellenarlas. Se saca un poco de la masa interior para que entre más relleno. 
Arepa con huevo revuelto, queso cheddar y bacon crujiente.
Reina pepiada.

Algunos enlaces para probar en casa:
- La receta básica de arepa  de Valen (del blog Cocina de Valen). 
Rellenos famosos para arepas. Los básicos son reina pepiadadominó (caraotas o alubias negras con queso blanco), y pelúa (carne mechada con queso amarillo).

04 febrero 2013

Postales de Málaga: Mercado de Atarazanas

De mi estancia en Málaga vuelvo con la retina llena de imágenes del Mercado Central de Atarazanas. El espacio en sí mismo es sorprendente. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1979 y está situado sobre un antiguo taller  nazarí, del que toma su nombre y sólo se conserva una imponente puerta. El resto de  la estructura fue construida a finales del siglo XIX, acorde con los mercados de la época, experimentando una profunda rehabilitación hace unos años. En cuando al género que podemos encontrar en el interior, lo más llamativo es sin duda la variedad de productos que ofertan los tenderos de variantes y especias. La almendra destaca por encima de todos ellos, no en vano es uno de los productos estrella de la provincia y en cada esquina de la ciudad podemos encontrar almendreros vendiendo cucuruchos de almendras fritas. Pero también las pasas, las mezclas de especias para adobos y guisos, miel en panal, aceitunas aliñadas... En definitiva un sinfín de sabores y colores.
Puesto de variantes.
¡Vivan las cosas en manteca colorá!
Condimentos.
Nave central del mercado.
Almendras, dátiles y pasas.
Aceituna aloñera de Málaga.
Especias.
Miel de Cómpeta y vino dulce.