16 febrero 2010

Las bravas del ARIAS: DE LAS MEJORES SALSAS DE MADRID

Una de mis máximas para el fin de semana es aprovechar a tope el sábado, y esto incluye descubrir algún bar nuevo. La verdad que pocas veces ha salido tan redonda la cosa como el sábado pasado.
A primera hora de la tarde disfruté de lo lindo en uno de los eventos frikis que parece se está consolidando en la capital, el Japan Weekend. La verdad es que a Madrid le queda bastante que recorrer todavía respecto a eventos “japonoides” de este tipo, pero pensar que esta ha sido la segunda edición y que ha tenido una respuesta pasmosa por parte del público, es algo que demuestra que a los madrileños nos gusta hacer cosas diferentes. Eché en falta la participación de algún colectivo japonés (pensar en la colaboración de la embajada es apuntar muy alto) que diera una orientación diferente al evento, más hacia la cultura nipona o al turismo. En este sentido las conferencias por parte de PortalJapon.com se quedaron cortas, y el evento fue más un mercadillo temático sobre cómic que otra cosa. A pesar de ello mereció mucho la pena ir y me resultó muy divertido.
Después de varias vueltas completas al recinto, y tras advertir mi acompañante que ya habíamos invertido casi tres horas, me entraron unas “ganas tremedas de cañas”. Aunque en el pabellón había cafetería, los efluvios constantes a sopa de sobre que salían de vasos humeantes de noodles instantáneos portados por centenares de personas, llegaron a saturarme de tal manera que propuse parar en cualquier bar camino del metro.
Y apostamos por el primero que vimos con sitio en barra, en el número 134 del Paseo de Extremadura: El Bar Arias. Al pedir las dos cañas el señor puso de tapa un mini-plato de patatas bravas…y madre mía ¡qué salsa! Nos acabamos las cañas con ansia para poder pedir dos más y una ración entera, y al pedirla el camarero sonrió. -Este hombre tiene un máster en “La Tapa como estrategia de marketing”- pensé. Deberían aprender todos los camareros ariscos y dueños insulsos que regentan tantos y tantos bares. La ración en conjunto tampoco fue para tirar cohetes: plato pequeño, patatas recalentadas en el microondas e índice bravas a ras (4€). Pero la salsa lo compensa todo. Me atrevo a decir que es una de las mejores salsas de Madrid, entendiendo “salsa brava” en sentido estricto, que en esto de las bravas hay mucho intrusismo (que si keptuch, que si salsas de Makro). Desde luego que no sólo han seguido la receta original, sino que la han mejorado.
Por lo demás el Arias es el típico bar de barrio, pero asturiano (el acento del barman y la atención de la clientela al partido del Sporting lo delatan).
.

Bar Arias: Pº de Extremadura 134, Madrid.

3 comentarios:

  1. Estoy deseando tomarme unas bravitas, si encima dices que la salsa te parece buena es que, sin duda, lo es.
    Simplemente el color que tiene...me está entrando un hambre...
    Un abrazo guapa,
    Fer.

    ResponderEliminar
  2. Tengo que llevarte a mi exbarrio, hay un local con fama añeja respecto a las bravas y ya hace que no paso por allí y debería...
    Igual lo has oido nombrar: Docamar.
    Hala

    ResponderEliminar
  3. Hommmmbreeee el Docamar es un sitio mítico...pero te quieres creer que todavía no he probado sus bravas!!??
    Un día me llevas y ya de paso planeamos la ruta de las croquetas. Bsos

    ResponderEliminar